Carisma Radio, música y palabra que alientan!

Carisma Radio En Vivo

Carisma Radio Conectados

>> Si tienes alguna dificultad para escucharnos, por favor haz clic aquí para informárnosla <<

Fuera del aire copia

Reflexión!

Pr. Manuel Domingo Gamboa M.

REFLEXIÓN EN COLOSENSES 2:6-19.

Uno de los grandes problemas en nuestras congregaciones hoy es que gran parte de las personas que las constituyen no tienen una formación que les permita analizar y evaluar objetivamente lo que oyen y lo que leen con respecto a la fe como doctrina. Esto permite que diversidad de enseñanzas con falsos argumentos se filtren a la iglesia, desconcertando y poniendo en peligro la verdadera fe expresada en el evangelio. Esto que nos pasa hoy, al momento de escribirse esta carta estaba pasando con los creyentes de Colosas, iglesia a la que pertenecían Epafras y Filemón, situación que bastante preocupó a Pablo.

Por un lado estaban las enseñanzas del paganismo basadas en la filosofía griega; por el otro las de los judaizantes basadas en tradiciones. A esto se le añadía “los rudimentos del mundo” (2:8) en contraposición a los de Cristo. Quizá algunos tratando de conciliar las dos corrientes, habían caído en un sincretismo que querían colocar como sustituto o al mismo nivel de la revelación especial de Dios. Muchos cristianos llegan a la fe cristiana y como tienen cierto carisma, rápidamente crecen y alcanzan posiciones de liderazgo en la iglesia; sin embargo hay que tener en cuenta que mucho de su esquema de pensamiento anterior y las enseñanzas aprendidas, no fácilmente las desaprende en su totalidad. Hay cosas a las que las personas se han apegado y que parecen inofensivas; las consideran de mucho valor y por tanto tratan irreflexivamente de incorporarlas a su nueva fe; por el otro lado hay personas que intencionalmente procuran que así ocurra, para desviar a otros de la fe y muchos caen en sus manos.

Así vemos que a través de los tiempos la fe de la iglesia ha sido temporalmente permeada por la filosofía del estoicismo; se hace creer que el ascetismo y confianza en sí mismo es la verdadera fe; que la sabiduría del hombre es lo que cuenta; que el sufrimiento y la pobreza nos hacen merecedores del reino de Dios. En otros momentos se ha infiltrado la filosofía del hedonismo, creyendo que estamos para la comodidad y el disfrute (comamos y bebamos que mañana moriremos). También tenemos a los judaizantes con temas como la circuncisión, los alimentos, las festividades, la idea de ángeles intermediarios y quizás otras ideas más, que estaban poniendo en riesgo la fe de los nuevos convertidos del judaísmo al cristianismo y la solidez de la base de la aceptación del hombre delante de Dios. ¿Qué tenían que hacer los nuevos convertidos para ser aceptados por Dios? ese era el dilema.

Los colosenses necesitaban aferrarse nuevamente a Cristo, reconocer su completa supremacía, que “en él habita toda la plenitud de la Deidad” (2:9) y estar seguros de que él es totalmente suficiente para la vida presente y futura. Los colosenses no debían congraciarse ni con la filosofía pagana ni con el legalismo judaizante, porque tanto lo uno como lo otro se centran en el ser humano y no en Dios. Si a nuestra fe le llamamos cristianismo, entonces debe estar centrada en Cristo, quien es “todo suficiente” y no en el hombre; en tal caso sería humanismo.

El mensaje para la iglesia de Colosas es en especial pertinente a nuestra sociedad posmoderna en su totalidad. En el texto de referencia podemos ver entre otras, algunas verdades acerca de Cristo:
– En Cristo habita toda la plenitud de la Deidad (2:9);
– En Cristo todos los creyentes estamos completos (2:19);
– En Cristo todos hemos sido circuncidados (2:11);
– En Cristo todos hemos sido sepultados en su bautismo (2:12);
– En Cristo todos hemos resucitado mediante la fe en el poder de Dios (2:12);
– En Cristo todos hemos recibido vida y perdón de pecados (2:13);
– En Cristo todos hemos sido liberados de la sentencia de muerte (2:14).

En Jesucristo tenemos todo lo que necesitamos. No necesitamos invocar a ángeles, ni a personas muertas o a espíritus para que nos sirvan de intermediarios delante de Dios; no necesitamos de ritos religiosos, ni de conocimientos o sabidurías humanas para allegarnos a Dios; Jesucristo es el camino, Jesucristo es la verdad, Jesucristo es la vida (Jn. 14:6); que nuestro corazón esté siempre dispuesto para él.

FELIZ DIA. PARA TODO LO QUE NECESITAMOS, JESUCRISTO ES MAS QUE SUFICIENTE.